El club transoceánico

10659163_679683622108714_3855965574187955403_n

Los del Club vistos desde el Museo de Antioquia. Foto tomada de: https://es-es.facebook.com/clubdlecturaMB

Te lees un libro, entras a un club de lectura y compartes tus impresiones; discutes, preguntas, relees, conversas sobre EL LIBRO en cuestión. Y si el autor está disponible para la tertulia, el plan resulta redondo.

¿Y qué pasa cuando ese club de lectura traspasa fronteras? ¿Cómo vives la experiencia de compartir la lectura de un mismo libro con gente que está en otro continente y con la cual sólo puedes comunicarte a través de vídeo? Pues la vives con la emoción que produce tener las nuevas tecnologías a tus pies.

Gracias al Club de lectura Medellín-Barcelona, gente de aquí y de allá, con el mismo libro en la mano, se podría quedar horas en este club transoceánico, que se inventó gracias a la iniciativa de la Red de Bibliotecas de Medellín y a Biblioteques de Barcelona.

Hoy estuve allí. Me invitaron ayer, así que no tuve tiempo de hacer la tarea: leer ‘Déjame gritar’ de Jorge Mario Betancur.

Puedo decir que la experiencia fue más que grata… fue emocionante. Estaba en la biblioteca Ignasi Iglésias Can Fabra de Sant Andreu con diez personas más (en su mayoría catalanes) que tenían en sus manos el libro de este historiador antioqueño y que habían navegado a través de sus páginas por las calles más emblemáticas de mi Medellín. Se habían enterado de las historias trágicas de parejas reales que existieron en la Medellín de finales del siglo XIX y principios del XX, y estaban encantadas de poder ver al autor, en vivo y en directo.

Betancur  compartía el mismo instante con unas doce personas en el Museo de Antioquia de Medellín. Desde allí, también se hacían preguntas y comentarios sobre Déjame gritar…

Allí y aquí éramos todos un solo lector y yo estaba fascinada… La teletransportación parece cada vez más fácil. Estaba entre mis dos ciudades queridas con un pretexto fabuloso: la lectura.

Para este mes la tarea es ‘El Pianista’, de Vásquez Montalbán. El lunes paso a la biblioteca para prestarlo y el 11 de octubre me veo con los del Club 😉

¿Preparados para morir?

Borasio-page-001Que el periodismo es un oficio gratificante (al tiempo que mortificante), ya se ha dicho hasta la saciedad. Pero esta afirmación me da pie para agradecer la oportunidad de haber conversado con el doctor Gian Domenico Borasio.

Le hice una entrevista en Barcelona, a propósito de la traducción al español de su libro ‘Sobre el bien morir’ (Ed. Plataforma). El resultado lo puedes ver en el diario colombiano El Tiempo, que publicó la entrevista completa el 25 de agosto de 2014.

Me impactó porque después de mucho hablar de la eutanasia, el suicidio asistido y las enfermedades terminales, Borasio y yo siempre llegábamos a un mismo punto en la conversación: LA VIDA. Que hay que dar calidad de vida en los últimos meses, que se deben respetar las decisiones del enfermo mientras esté vivo, que la espiritualidad puede ser un elemento fundamental en los últimos meses, pero que también hay que saber interpretar la racionalidad de quien no quiere saber nada de dioses ni religiones…

Vivir intensamente, aprovechar la compañía de quienes te quieren acompañar, asumir que la vida cumple un ciclo y que no vale la pena lamentarse para enfrentar los últimos momentos. 

Sin duda, la frase de la precursora de la medicina paliativa, Dame Cicely Saunders, es perfecta para entender todo lo que significa este concepto: “Lo peor para una persona no es constatar que ha vivido y ahora debe morir; lo peor es comprender que no ha vivido y ahora tiene que morir”.

Después de tan intensa conversación era inevitable preguntarme si yo misma estaba preparada para dejarlo todo, para irme definitivamente de esto que llamamos mundo. Y concluí que no. Pero también me sentí con la fuerza suficiente para entender que no se puede tener TODO lo que quieres al mismo tiempo. Esta revelación ha sido fundamental en estos últimos meses: si no puedes tener todo lo que quisieras, entonces aprovecha lo que puedes tener y vive. Solo eso. Vivir y olvidarse de lamentaciones.