Gorka Moreno: ni implacable ni impecable

Una entrevista al director del Observatorio para la Inmigración del País Vasco parece devolverme en el tiempo y recordar los primeros años del boom migratorio en Catalunya.

Dice Gorka Moreno que no es cierto que haya avalancha de inmigrantes en el País Vasco, pues sólo representan el 6,6% de la población y que tampoco es verdad que hayan aumentado los índices de delincuencia con su llegada y que mucho menos es cierto que se queden con las viviendas de protección oficial. Que todo lo contrario, que las cifras dan cuenta de una población a la que le cuesta mucho más acceder a ciertas ayudas sociales.

Y en este último punto sí que resulta revelador que no se instalen tantos extranjeros en el País Vasco, cuando es la comunidad que mejores prestaciones sociales ofrece de toda España.

Pero volviendo a la entrevista: me encantó el tono de abogado del diablo de quien pregunta. Esa mala leche que se respira en el ambiente y que intenta demostrar, como sea, que la inmigración molesta, estorba y preocupa. Y el Gorka Moreno responde con datos, con verdades, desmitificando, desmontando rumores… eso que también se está intentando hacer desde el Ayuntamiento de Barcelona y que tan poca difusión encuentra en los medios masivos.

Me llamó poderosamente la atención una idea que Moreno remarca: hay un discurso implacable contra la inmigración y otro, impecable que parte de la base de que el inmigrante es bueno. Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre, parece advertirnos el director del Observatorio para la Inmigración (Ikuspegi): “los impecables dan alas a los implacables”.

¡Qué verdad tan evidente y tan ignorada! Los extranjeros no somos ni buenos ni malos porque tengamos un pasaporte diferente al español. Somos seres humanos, sujetos políticos (aunque eso no se tenga en cuenta en este país) y ciudadanos como cualquier otro. Gente despreciable y magnífica hay en todas las sociedades y los tiempos. Delincuentes y santos hay de todas las razas y lenguas. Pero ya se sabe que en épocas de vacas flacas como las que padecemos, el chivo expiatorio resulta ser el último que llega a la fila.

Y dije al principio de esta nota que estoy recordando los primeros años del boom migratorio en Catalunya porque pareciera que el País Vasco intenta prepararse para ello. Tanta presión -tipo interrogatorio- sobre el director del Ikuspegi es como lanzarle la pelota a su cancha para que decida, para que asuma, para que lidere o para que salve a una sociedad que no tiene muy claro qué es la inmigración o cómo se gestiona.

Y digo yo: ¿por qué ese afán de gestionar seres humanos?

Anuncios

4 comentarios en “Gorka Moreno: ni implacable ni impecable

  1. Linda dijo:

    Buenísimo Zulma.
    Con el nuevo gobierno nacional tendrás mucho material para nutrir tu blog. Yo, esperaré tus post como siempre.

  2. Aldo dijo:

    Me encanta la idea de evitar meter a todas las personas de un país en una misma bolsa. Pero sobre todo me gusta como lo dices! Tienes un nuevo seguidor de tu RSS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s