Y el PP vuelve a dar lecciones sobre integración

Imagen tomada de eljueves.es

Dado que todo parece indicar que el Partido Popular (PP) ganará las elecciones en España el próximo 20 de noviembre, me dio curiosidad conocer sus planes en materia de inmigración.

No me llevé muchas sorpresas, pues el PP ya ha dejado ver su “modelo de integración” en diversos foros y sobre todo, en la última campaña política de Catalunya, pero sí me sigue molestando el lenguaje y la visión que este Partido ofrece sobre los extranjeros residentes en España.

Empecemos.

Nada más leer el título del capítulo 3.6 dedicado a inmigración, me entraron ganas de bostezar: “mismos derechos, mismas obligaciones”. ¿Vuelve la cantilena sobre las supuestas libertades extraordinarias que tenemos quienes no nacimos en esta tierra? ¿Por qué reforzar la idea de que ante los mismos derechos las mismas obligaciones? Porque se ve que el PP continúa creyendo -o haciendo creer- que quien viene de otro país no paga impuestos, no cumple condenas por infringir la ley, no paga multas por aparcar mal o no cumple con los requisitos exigidos para alquilar un piso.

No sé, a lo mejor se imaginan que llegamos arrasando con nuestra simpatía para conseguir lo que queremos.

Superado el “entrelíneas” del título, continúo con mi lectura.

El PP propone un modelo de “inmigración circular”. Para que nos entendamos: venga, trabaje, termine su contrato y devuélvase. Mano de obra a la que se le garantizará la suma de los periodos cotizados a la Seguridad Social para no perder antigüedad en los permisos de trabajo.

La idea es buena y de hecho existe para los llamados “temporeros”, personas que vienen expresamente a realizar trabajos puntuales en ciertas épocas del año y no les interesa o no se plantean asentarse aquí. Pero, ¿y los que no? ¿qué pasa con los que vienen a probar suerte, con los artistas que exploran nuevas inspiraciones o con los que vienen a estudiar y van encontrando un lugar propio en este país?

Pongo sólo estos ejemplos pero podría enumerar más, porque la migración no es y no tiene por qué ser exclusivamente laboral. Vale que hay que trabajar para comer, pero mi pregunta va mucho más allá: ¿por qué la visión utilitarista del extranjero? ¿por qué sólo se le aprecia como mano de obra?  “Porque no están los tiempos como para abrir  las puertas a todo el mundo”, me responderá alguien con los pies en la tierra; a lo cual yo replicaría: ¿por qué sí parecen estar abiertas para los españoles que quieren buscarse la vida en otras latitudes?

Total que sigo leyendo y me encuentro cosas lindas como agilizar los procesos de homologación de títulos, promover la llegada de estudiantes de posgrado y acabar con la restricción geográfica para los primeros permisos de residencia y trabajo. Luego llego al punto que más polémica ha causado desde que se mencionó, en la campaña de 2008: el contrato de integración.

En este programa no le ponen nombre porque bastantes dolores de cabeza les trajo aquella vez, pero básicamente es lo mismo: el extranjero tendrá que acreditar sus conocimientos de la lengua, la cultura, la historia y la constitución española para acceder a la nacionalidad.

Suena bastante lógico, claro. Si no conoces la lengua que se habla en este país, difícilmente podrás interrelacionarte o pedir auxilio, pero digo yo que la misma impotencia te obliga a aprender, ¿o no?. Alguien me dirá: los chinos se empeñan en seguir hablando chino. Bueno, pues habrá que acercarse a ellos con una estrategia particular, porque en términos generales, los no hispanohablantes sí que hacen un esfuerzo por comunicarse en español.

Así que… lo más difícil será lograr que acreditemos conocimientos en cultura (¿se referirán a toros, paellas, siestas y telebasura o querrá decir algo diferente?) y mucho más, que sepamos de historia y constitución. ¿Por falta de voluntad? Ni mucho menos. Más bien porque si nos fiamos de los conocimientos que nuestros jóvenes vecinos españoles nos puedan brindar en estas materias, perderemos con toda seguridad.

Para la muestra este exquisito botón. Atención para el examen de españolidad: “Franco ganó cinco elecciones”:

Terminada mi lectura quedo con otros puntos pendientes de análisis como el “especial interés” en las segundas generaciones (¿por qué siguen considerando extranjeros a niños nacidos aquí?) y los niveles de fracaso escolar de los menores inmigrantes (¿Por qué se sigue fraccionando la información sobre educación para separarla por el origen de los estudiantes? Las políticas de educación deberían ser las mismas para todos, ¿no?)

Anuncios

2 comentarios en “Y el PP vuelve a dar lecciones sobre integración

  1. Sol dijo:

    Yo no quiero un hijo ni hija asíiiiii, me muero 😦
    nunca había visto ese video, depresión
    Y lo del PP… nada nuevo bajo el sol, horroroso lo que se nos viene.

  2. Aldo dijo:

    Aún a riesgo de parecer un troll, romperé una lanza a favor de los muchachos, y la gente que en general se ve ridiculizada en cualquier entrevista.

    Hay mucho redactor y periodista al que le va la marcha, y que gusta de editar las entrevistas para que encalcen con su particular manera de ver el mundo. De ahí que en cualquier cumbre internacional siempre encontremos imagenes de gente en apariencia somnolienta.

    Mirad que tonto ese adolescente de 15 años, que no lee diarios ni ve noticieros, que pasa de la politica. Porque todos sabemos que si por algo se caracteriza un adolescente es por saber que lo que hacen los politicos le afecta a él directamente, así como el 40% del censo electoral que no fue a votar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s