¿Hasta dónde llega la libertad de expresión?

Imagen tomada de Noticias Terra

Imagen tomada de Noticias Terra

El próximo 2 de octubre veremos al señor Josep Anglada liderando una manifestación en la Plaza Sant Jaume de Barcelona. No extraña nada que un político se ponga al frente de un acto público. Lo que sí resulta cuestionable es que su manifestación sea reclamando el derecho a la libertad de expresión.

Me explico. A finales de agosto, el partido liderado por Anglada, Plataforma per Catalunya (PxC), quería marchar en Salt para protestar por la construcción de una mezquita. El Departamento de Interior de la Generalitat se lo prohibió por considerar que en pleno Ramadán y con los ánimos tan caldeados como están en aquella población, resultaba peligrosa semejante manifestación.

Y es que Salt, con 30.000 habitantes y una altísima densidad poblacional (4.563 almas por kilómetro cuadrado) cuenta con un 43% de población extranjera. Es, de hecho, el municipio catalán con el porcentaje más alto de inmigrantes, en su mayoría magrebíes (de ahí su necesidad de mezquita propia).

El desempleo también brilla notablemente en esta localidad, así que a la falta de dinero y oportunidades laborales se suman lenguas y religiones “extrañas”. ¡Vamos! un perfecto caldo de cultivo para el inconformismo social y los problemas de convivencia.

Pero no es éste exactamente el tema que me ocupa hoy.

Lo que me inquieta es que Anglada reclame su derecho a la libertad de expresión como universal e intocable. Pues parece que no. Dice la Convención Americana sobre Derechos Humanos que el ejercicio de la libertad de pensamiento y de expresión está sujeto a unas responsabilidades, entre las cuales se destaca “el respeto a los derechos o la reputación de los demás”.

En Alemania se tomaron al pie de la letra el tema y es bien conocida la ley que prohibe los símbolos nazis. Pero podríamos citar otros ejemplos más cercanos: en Colombia se acaba de aprobar una ley que castiga con cárcel cualquier difusión de ideas racistas o conductas discriminatorias, y en Bolivia se promulgó una polémica ley contra el racismo que, entre otras medidas, castiga con sanciones económicas a los medios de comunicación que difundan ideas o expresiones racistas.

Y es que, volviendo a Anglada, no se puede ir por la calle enarbolando banderas a favor de la libertad de expresión cuando lo que se quiere expresar es que que “Catalunya será cristiana o no será” o que estamos en un “proceso de islamización”, que pone en peligro “nuestra identidad, nuestra cultura, nuestra religión y nuestras lenguas occidentales”.

No se puede provocar una cruzada en pleno siglo XXI sólo porque el filón inmigrante de votos. ¡O bueno! ¡Sí se puede! Plataforma per Catalunya tiene unos 60 concejales en diferentes municipios y bajo el lema “primero los de casa” está dispuesto a conseguir más.  Y si para ello tiene que seguir difundiendo afirmaciones erróneas o imprecisas sobre la vida, gastos y derechos de la población extranjera, lo va a seguir haciendo.

Por eso resulta preocupante que bajo el paraguas de “libertad de expresión”, Anglada se erija como líder de un discurso insultante, discriminatorio y vejatorio porque según él, “la gente está harta” de los inmigrantes y él es el único capaz de decirlo públicamente.

No se confunda señor Anglada. No digo que haya que ser políticamente correcto para pasar por encima de los problemas de convivencia o para ignorar que hay serias dificultades de integración entre comunidades de razas y religiones diferentes. Digo que la política tiene que ir mucho más allá de los discursos incendiarios y ofrecer soluciones realistas y rápidas.

No olvidemos que bajo las mismas premisas de PxC, los líderes de partidos ultraconservadores están conquistando votos en diferentes países europeos y por supuesto, también están conquistando espírituos perturbados y audaces como el de Anders Behring Breivik, el asesino de Noruega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s