Inmigrantes: go home

Felip Puig, consejero de Interior de CatalunyaHubo un tiempo en que a la Policía le parecía más fácil y barato dejar que un grupo de inmigrantes ‘sin papeles’ se diluyera en una gran urbe como Madrid o  Barcelona que mantenerlo en un Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE).

Era como un juego de cacería en el que los recién llegados eran soltados en las calles a sabiendas de que no encontrarían trabajo por carecer de documentación y, por supuesto, en cualquier momento podrían ser repescados para -ahora sí- llevarlos al CIE a la espera de una deportación.

Sin embargo, en este mismo tablero de juego teníamos que contar con la casilla del “trabajo en negro”. Eran los tiempos de la bonanza, en los que a  muchos empresarios les parecía más fácil y barato pagar ‘por debajo de la mesa’ que ofrecer un contrato legal, y estaba clarísimo que lo que muchos extranjeros querían era trabajar, sin importar las condiciones.

Eran los tiempos de la convivencia tensa pero feliz entre gentes de diferentes colores y acentos porque circulaba el dinero. Poco o mucho pero permitía tapar discretamente la incomodidad de algunos sectores sociales con la llegada de los inmigrantes.

Se acabó el tiempo.

Ahora que no hay ni dinero ni trabajo ni paciencia ni voluntad, más vale exigirles que se vayan por donde vinieron. Y otra vez, sin importar el costo.

Catalunya parece encabezar la lista de las ideas novedosas al respecto. Para empezar, cuenta con Plataforma per Catalunya, un partido abiertamente xenófobo cuyas propuestas pasan por eliminar la posibilidad de regularización por arraigo, impedir el empadronamiento de personas ‘sin papeles’ e incluir el delito de “inmigración ilegal” en el código penal.

Seguimos la lista con otro partido como el Popular de Catalunya (PPC), que -aunque no se declare públicamente xenófobo- sí da rienda suelta a sus extravagancias en materia de inmigración cada vez que se acerca una campaña. En su programa nos recuerda que está listo para entregar los datos del padrón a la Policía, pero cuando logra una alcaldía como la de Badalona, nos sorprende cada vez que asocia delincuencia e inseguridad con inmigración, con todas las alarmas sociales que semejante irresponsabilidad conlleva.

No hay forma ni voluntad de disimular lo terriblemente incómodos que se siguen sintiendo muchos sectores sociales con la presencia de gente diferente pero que parece tener sus mismos problemas y  preocupaciones. No cabe la solidaridad gremial ni la conciencia de clase. Aquello se diluyó tan mágicamente como la bonanza económica y ya no hay tiempo de confraternizar ni de aprender a convivir ni mucho menos de comprender que el país ha cambiado y se compone de diversidad de personas, todas ellas con orígenes geográficos, culturales, religiosos e históricos muy diferentes.

Por eso resulta tan preocupante que sea el partido gobernante, el CiU, el que atice la crispación social en plena crisis económica con afirmaciones tan ligeras  como que hay ciertos colectivos de extranjeros que “se organizan en clanes” para delinquir. Según el Consejero de Interior de Catalunya, los peruanos roban en la autopista y los rumanos roban cobre. Sólo por poner dos ejemplos, claro.

Le faltó decir que los colombianos trafican con cocaína y que los marroquíes venden hachís. Vamos que si de estereotipos se trata este juego, tendríamos que agregar que los ingleses se emborrachan desde el desayuno, que los franceses fuman en el metro y que los italianos son los reyes de los escándalos.

Lo curioso es que Puig matiza sus palabras advirtiendo que la Policía no relaciona nacionalidades con delincuencia. Pero eso es como tirar la piedra y esconder la mano, justo cuando la “incomodidad popular” con la inmigración está llegando a sus límites más extremos.

Anuncios

6 comentarios en “Inmigrantes: go home

  1. El hombre es el único que tropieza con la misma piedra. En la Alemania de la República de Weimar apareció un partido llamado NAZIonal Socialista que utilizaba el mismo discurso contra los judíos, como ahora hacen los partido mencionados con los inmigrantes. E igual que ahora, creían que no pasaría nada más. E incluso aún mucha gente no se cree lo que pasó finalmente. No dejemos pasas estos comentarios como si nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s