Porque el recuerdo no alivia la nostalgia

Con esa voz maravillosa que siempre me conmueve,  Marta Gómez dice así en una canción:

Cómo parar el tiempo
Cómo juzgo este silencio,
¿Cómo hacer que me devuelvan el recuerdo?

Y digo yo:

¡Cuántas ilusiones ponemos en aquello que deseamos y que al final no obtenemos! ¿Dónde queda esa energía, quién te devuelve ese pedacito de alegría que dejaste por ahí?

La mía se quedó entre mil papeles que atravesaron un océano. Iba contenta ella, con ganas de convertirse en algo más, pero nunca regresó. Ni en su forma original ni metamorfoseada. Se robaron una parte de mis sueños y lo que más duele es que con ella arrastraron a muchos, a muchos muy importantes para mí.

Las lágrimas no remedian el cansancio ni la impotencia.

La rabia no cura la ausencia.

El recuerdo no alivia la nostalgia.

Un roce, sólo un roce pedía yo. Un contacto más allá de la vídeo cámara, una palabra que en vez de e-mail fuera beso. Pero no pudo ser. Allá se quedó ella y aquí sigo yo.

Sólo es vivir, como diría doña Marta:

Anuncios

Un comentario en “Porque el recuerdo no alivia la nostalgia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s