Conversaciones en el metro

Imagen tomada del blog especialista en viajes en tren: http://aparatobarrio.wordpress.com/215-2/

Ella iba leyendo El valor de educar de Fernando Savater y yo, como no tenía nada qué hacer, leía sobre su hombro.

Dicen que no hay nada más placentero que una lectura ajena y creo que tienen razón.

Íbamos en el capítulo “Educar es universalizar” y decía algo así como que cada estudiante trae unos valores, una cultura y el maestro debe fomentar la “controversia razonada” entre tanta diferencia.

“Muy interesante”, pensaba yo; pero ella, sin avisar, cierra el libro, me mira y me dice: “¿esta camiseta es azul o verde?”

Se estira el borde de la prenda y yo me quedo perpleja. Aparte de que no distingo un gris de un negro, no podía entender por qué se dirigía a mí esta señora que no conocía de nada y que apenas compartíamos frontera en los asientos del metro.

“Azul… bueno, no verde”, dije yo con mis ojos muy abiertos. Ella me seguía mirando y yo sólo pude decir “azul turquesa”. Seguro que le gustó mi agudeza visual porque un segundo después me explicaba: “es que esta mañana me puse una sombra verde pero me la quité porque no hacía juego con la camiseta”.

¡Ah! Yo sólo atinaba a mirar el librito a ver si seguíamos leyendo, pero la señora insistía: “ni los pendientes me hacían juego… me los quité. Suerte que empiezo a trabajar tarde, a las 11:30 de la mañana. Me tienen un horario muy raro”.

“¿Y de qué trabajas?” ¡pregunta obligada! “De limpieza”, me respondió con una sonrisota. “Como tengo un horario tan raro me quedan muchas horas libres y leo, leo mucho. Suerte que me gusta leer.”

No supe cómo se llamaba pero sí que es dominicana, que le gusta leer, que tiene un juego de sombras bastante amplio y que lleva las uñas largas. “Me cuesta mucho dejármelas largas, porque haciendo limpieza se dañan”, me contaba mientras subíamos las escaleras para salir del metro.

Y entendí que no hacía falta leer más a Savater. Que de eso se debe tratar la “universalización de la educación”. La señora de la sombra verde y la camiseta turquesa, limpia todos los días una oficina con un “horario raro”, conversa con sus compañeros de viaje en el metro y abre el libro cada vez que quiere.

La “controversia razonada” que proclama el libro debe ser algo parecido a una conversación improvisada entre mujeres diferentes, pero ambas con la misma condición de inmigrantes, que pueden hablar de lo que sea.

Anuncios

2 comentarios en “Conversaciones en el metro

  1. Aníbal López dijo:

    Me parece interesante. Muy estimulador para recordar que la vida siempre irá más allá de lo que se programa. Esto es lo que hace interesante y vital a la quotidianidad.

    ——

    Necesito Sra. Zulma,su dirección email para compartir algunos artículos sobre la realidad latinoamericana. Soy Aníbal López, de Venezuela.

    Muy bueno su blog, sobre todo para comunicar las experiencias propias y de otros,informaciones y noticias que puedan serle utiles a tantas personas immigrantes, en nuestro caso, latinoamerinanos. Para combatir,entre otras cosas,lo que yo llamo la soledad forzada, que ninguno la ha elegido por iniciativa propia pero que se convierte, con el pasar de los años, compañera de camino. Estoy pensando a los tantos immigrantes llegados a Europa en condiciones dificiles y que no han corrido con la fortuna de conseguir personas que los acojan, o han tenido que sufrir mucho para poder establecerse en un contexto humano y acogedor.

    Dios te bendiga,siempre, Zulma.

    Cordiales saludos,

    Anibal Lopez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s