A prohibir todo lo que no nos gusta*

Soy antitaurina. Eso lo primero. Para que nos evitemos discusiones innecesarias. No comprendo la diversión cuando se está torturando a un animal. Sin embargo -y aquí empezaremos a discutir- no comprendo que todo lo que no te guste tenga que pasar por una ley que lo prohiba.

Después de todo el revuelo antitaurino en Catalunya, finalizado con un triunfo en el Parlament, viene a mi mente un capítulo de Los Simpsons que explica claramente lo que siento.

Marge, escandalizada por la violencia que generan Itchy & Scratchy (Rasca & Pica) entre los pequeños televidentes, decide liderar una cruzada en contra de la serie de dibujos animados. Después de movilizar a todos los preocupados padres de familia, logra eliminar el programa de la parrilla televisiva. Líder indiscutible de su comunidad, Marge es reclamada por las vecinas para que se vaya en contra de ‘El David’ de Miguel Ángel que se exhibirá en Springfield. “Todos los niños deberían verlo. Es una obra de arte”, responde nuestra querida Marge. A lo que las vecinas exclaman: “¡Pero muestra su pene. Es una inmoralidad. Hay que prohibirlo!”

Ahí voy. Uno de los defensores de la prohibición de los toros en Catalunya decía que la Fiesta Brava no aportaba ningún valor a los jóvenes. Gran Hermano, tampoco, digo yo, y no veo ninguna plataforma en su contra. Lo ves o no lo ves.

¡Vale, vale! Que la tauromaquia está financiada con dineros públicos y la televisión privada no, pero el punto es: ¿no tenemos suficiente criterio como para decidir qué queremos hacer, ver o disfrutar sin hacer daño a los demás? ¿el Estado debe comportarse como papá regulador frente a todas y cada una de las cuestiones que competen a nuestra vida?

Si como todos estamos de acuerdo, la Fiesta Brava es un negocio, el negocio morirá si no tiene clientes, si el público deja de ir al espectáculo. Y así como los detractores del maltrato animal crecemos como espuma en los tiempos que corren, también surgen nuevos y rentables negocios dedicados a los alimentos biológicos (cero químicos) , acordes también con los tiempos que corren.

Así como a Marge le pedían que se fuera en contra de una obra de arte porque era inmoral, a varios municipios españoles les dio por prohibir el niqab y el burka porque no garantizan la seguridad en espacios públicos. Tan tradicional es esta prenda como parece serlo la Fiesta Brava, pero como la segunda sí gusta y la primera es rara, entonces hay que prohibirla.

¡A ver qué nueva cruzada se liderará ahora!

* Publicado originalmente el 28 de julio de 2010 en EnLatino

Anuncios

6 comentarios en “A prohibir todo lo que no nos gusta*

  1. Recuerda el grafiti: “Prohibido Prohibir” Que tal prohibir el consumo de cerdo para evitar el colesterol? – Asustar al público, de pronto y se llenaron los supermercados de Aceite de origen vegetal. O prohibir el aprendizaje del Mandarín para evitar la dominación China…
    Me encanta leerte

  2. En primer lugar te envío un cordial saludo desde Chihuahua, Chih. México.
    He estado visitando los blogs que participan en la categoría “Actualidad” de los “Premios 20 blogs”. Deseo mucha suerte y muchos votos para tu blog y aprovecho para invitarte a visitar mi blog que fue creado con la intención de publicar mis artículos de opinión que muchas veces son censurados por el gobierno.
    Tristemente Chihuahua se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo por la ola de violencia generada por el crimen organizado; el periodismo se ha convertido en uno de los oficios más peligrosos; pero mi lema es: prefiero morir hablando, que callada.
    Te invito a que conozcas mi blog y si es de tu agrado me des tu voto. http://lablogoteca.20minutos.es/laecita-blog-mi-derecho-a-la-libre-expresion-18859/

  3. Diego dijo:

    ey!, la verdad hoy me declaro en desacuerdo contigo. Creo que la discusión de la prohibición de las corridas no se centra tanto en los aportes culturales que haga la fiesta brava o no, como en el sufrimiento de los animales. No se trata de prohibir todo lo que no nos gusta, sino de reflexionar acerca de nuestros grados de tolerancia hacia ciertos temas, por ejemplo en mí país, temas como la violencia y la corrupción, son temas que se toleran cien por ciento.

    PDTA:

    1- También estoy en contra de la prohibición de las corridas de toros, se me hace que es una total hipocresía.

    2- Estoy en desacuerdo de las corridas.

    Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s