Esta historia de México ya la había vivido antes

Una noticia y un libro acaban de estallar para hacer click en mi cabeza. La primera tiene que ver con las cifras de muertos que está dejando el narcotráfico en México: 7.000 en lo que va de 2010; 25.000, desde que Felipe Calderón asumió la Presidencia a finales de 2006.

El segundo, como decía, es un libro. Se titula Cartas cruzadas y lo escribió el colombiano, Darío Jaramillo Agudelo. La novela cuenta la historia con la que yo crecí: la degradación de una Medellín fascinada con los montones de dólares que caían del cielo, digo, de Estados Unidos.

Mi Medellín golpeada por el narcotráfico, pero al mismo tiempo, disfrutando de la opulencia que dejaban a su paso los nuevos ricos: valorización de tierras, importación de vehículos de alta gama, comercialización de todo tipo de productos, construcción de centros comerciales… más negocios, más fiestas, más ladrillo y más y más de todo para una sociedad hambrienta de crecimiento económico a cualquier precio.

Era el boom del dinero rápido y también el boom del carro-bomba al lado de una estación de policía; el boom de la metralla en un barrio marginal; el boom de la balacera en una discoteca de lujo. Y además de coca, exportábamos noticias de muertos de todas las condiciones: desde los más ilustres políticos, periodistas y librepensadores hasta los más humildes y trabajadores obreros, pasando por los más crueles sicarios.

Tanta sangre y barbarie nos atravesó como país que no entiendo por qué no fuimos capaces de sacar una lección de todo esto.

Más allá de que el narcotráfico siga campando por nuestras calles, me da tristeza darme cuenta de que México repite paso a paso los capítulos que nosotros inauguramos. Allí se habla de “guerra frontal contra el narcotráfico”; de “militarizar zonas” estratégicas para los carteles; de “recompensas” por delaciones… todo eso que ya vivimos y que tan pocos resultados dejó en nuestra Colombia de los 80 y los 90.

¿Nuestros muertos valieron tan poco que no sirven de espejo para otros países?

Tantos estudios sociológicos y antropológicos que nos hicimos como sociedad para ver cuándo y en qué habíamos fallado se quedaron en el cajón del olvido. Ya sé que las montañas de dinero que mueve el narcotráfico todo lo corrompen pero… ¿por encima de las balas (estatales y paraestatales) no hay otras soluciones?

Mi querido México: no caigas en las mismas trampas que caímos los colombianos.

Anuncios

2 comentarios en “Esta historia de México ya la había vivido antes

  1. Una pena, la verdad. Lo cierto, es que los muertos son un problema, pero el enquisamiento de la corrupción (algo que en España pasa con el ladrillo) hace que sea imposible que cualquier medida funcione. ¿De que valen las leyes si quienes tienen que hacerlas valer tienen la mano abierta :s?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s