“La tradició és una merda!”

Ilustración de Gabriela Rubio

La elocuencia de la frase que encabeza esta entrada no es mía. Se la escuché a una chica (no más de 20 años) a la cual entrevistaban en la televisión catalana, después de una agotadora jornada de Sant Jordi. Este 23 de abril, como cada 23 de abril, las calles de Barcelona se llenan de libros y rosas.

¿Por qué? Porque cuenta la tradición que Sant Jordi, patrón de Catalunya, derrotó a un apestoso y hambriento dragón. Al clavarle su espada en el corazón salió mucha sangre y de la sangre brotó una rosa que el caballero regaló a su princesa rescatada de las fauces del dragón.

Muchos años después y no sé exactamente porqué, la tradición quedó así: el día de Sant Jordi las mujeres reciben una rosa de regalo y los hombres, un libro.

“La tradició és una merda!” Gritaba ante las cámaras mi princesa de hoy. La chica se quejaba, y con razón, de que le habían regalado rosas muy rojas y muy bellas, pero ni un sólo libro. Y eso que ella lee. Tanto, que se llevó sus tres libros de Lucia Etxebarría para que la mismísima autora se los firmara. Contaba la chica que no le importó hacer una cola larguísima, que valió la pena conocer a su autora favorita, pero que la tradición era una gran mierda.

Y sí. Lo es. En el mismo telediario un niño nos mostraba orgullosísimo el libro sobre Pep Guardiola que esta noche regalará a su papá y la rosa que le llevará a su mamá. Puag!!! 

Qué curiosa es la tradición, que no se compadece con las cifras: según el Barómetro de hábitos de lectura y compra de libros de 2009, el porcentaje de mujeres lectoras (58,4%) es superior al de los hombres (51,3%). Y eso que para Sant Jordi las editoriales no se ponen con tradiciones, nos motivan a todos y a todas a leer o lo que es lo mismo, a comprar,  porque esperan recaudar en este día el 8% de sus ingresos anuales.

Y sin embargo, ahí está la tradición, el lastre, la etiqueta, la tontería… Yo misma lo comprobé esta mañana preguntando a los pocos latinoamericanos que encontré merodeando entre casetas. ¿Cómo le parece Sant Jordi? “Muy bonito, una ocasión para regalar flores a tu amada”, me respondieron casi todos los varones. Mi sondeo no es muy esclarecedor, ni puede tomarse como fuente estadística, pero… ¿regalarán libros hoy? “No”, casi el 80% de mis encuestados.

Triste historia la de mi tradicional Sant Jordi del inmigrante latinoamericano: pocas letras y pocas ganas de sumergirse en ellas.

Aunque tengo que aclarar que casi perdida la fe, encontré a un hombre muy entretenido con la lectura de algo, en un stand cerca a Plaza Catalunya. ¿En qué está tan interesado? le pregunté. “En el Kamasutra”, dijo el buen hombre.

Anuncios

2 comentarios en ““La tradició és una merda!”

  1. En alguno de tantos estudios que se hacen sobre los inmigrantes, encontré este párrafo:

    “Los inmigrantes todos, los marroquíes, y latinos, el 80 por ciento no van a leer por la presión de la vida, buscar trabajo, mandar dinero a su país… no queda nada para libros”.

    Es de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. No tiene pérdida. http://bit.ly/cOLpaq

  2. Buenísima la recomendación, Gustavo!! Me lo leeré con calma…
    Yo entiendo, por supuesto, que hay prioridades por encima de la lectura, y entiendo que provenimos de países que no fomentan mucho la lectura ni siquiera entre los niños. Pero ya que estamos aquí, con un sistema de bibliotecas tan completo y una oportunidad de ver los libros en la calle como si estuvieran de moda, algo deberíamos aprovechar!!! Y me encantaría que, al menos, las nuevas generaciones (ellos y ellas) miraran las letras con otros ojos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s