Lleve su novela romántica… con buen aroma

Me van a decir maniática, pero esta semana descubrí que al lado de los desodorantes venden novelas románticas. Y tuve que detener mi recorrido por el Carrefour (de Las Ramblas) para preguntarme por qué se supone que comprar desodorante arrastra la compra de novelas románticas.

Es una tontería, sí. Una manía mía esa de mirar cosas absurdas, pero es que -además de gracioso- era tan inquietante ver títulos como “Una herencia sorprendente” o “Un destello en sus ojos” al lado del Rexona Cobalt o del Sanex Extra Control, que no dejaba de preguntarme por el criterio comercial que se utilizó para poner la estantería higiénica de toda la vida con el exhibidor del “neo-boom” literario.

Muy gracioso sí, pero también muy cuestionante. Resulta que en España se publican cada día, dos nuevos títulos de novela romántica, que representan un 10% de las ventas. No encontré datos recientes de facturación, pero hay un estudio de 2005, elaborado por la agencia de investigación de mercados TNS, que habla de ventas anuales por 60 millones de euros, sólo en España.

De hecho, este mundo es tan atractivo que cada año se realizan las Jornadas sobre novela romántica. En 2008 el evento fue en Sevilla y una de sus premisas más importantes fue la siguiente: “es necesario la publicación de un listado oficial de ventas que nos permita vislumbrar qué lugar ocupa la novela romántica en el cómputo general del mercado del libro”.

Es cierto. Revisando listados de ventas, te encuentras el apartado “novela” pero no las clasificaciones y subgéneros; no hay ningún listado pormenorizado que te permita entender –comparativamente- qué lugar ocupa la novela romántica en los “corazones” (nunca mejor dicho) de la industria editorial.

Lo que sí es un hecho indiscutible es que este mercado conquista millones de lectores (no sólo lectoras) en el mundo. Harlequín, el gigante editorial de este sector, vende 160 millones de libros al año en España y Latinoamérica y cuenta con un estimado de 50 millones de lectores. Creo que estas cifras sólo serían comparables con fenómenos como el de Stieg Larsson: durante el primer día de ventas de la última entrega de Millenium se vendieron 200.000 ejemplares, sólo en España.

Comparativas podría hacer muchas y siempre terminaríamos en el punto de partida: hay millones de lectores de novela romántica pero difícilmente sabremos cuántos porque estos libros se consideran infra-literatura y sus seguidores fieles lo saben y lo lamentan: “Estamos bastante menospreciadas (…) Leer un policial no te transforma en asesino serial; de la misma manera, leer novela romántica no baja tu coeficiente intelectual”, decía Nelly Nebe Soria, una de las fundadoras de Gauchas Románticas, un foro argentino dedicado al tema en cuerpo y alma.

No voy a entrar en las consideraciones cualitativas del género. Me encanta que la gente lea, lo que sea, porque de alguna manera se le generarán nuevas inquietudes o se verá obligada a buscar cualquier palabra nueva y desconocida en el diccionario. Eso ya es un aprendizaje y en esa medida lo valoro.

Ahora bien, el método de ventas que descubrí esta semana me sigue inquietando: Las defensoras del género quieren que se le dé un lugar más digno a sus libros, pero resulta que hay editoriales empeñadas en sacarlos de las estanterías formales y ubicarlos al lado de los desodorantes.

Vender, seguro que venderán más, entonces ¿dónde queda la discusión?: ¿en el nivel intelectual de quien lee o en la calidad literaria de lo que lee? La misma pregunta cabría para los best-sellers tipo Millenium, Código da Vinci,  Crepúsculo y demás… Pero aquí hay una diferencia formal: el número de páginas.

Mientras más pesado sea, parece que más bueno es un libro. Así lo creen quienes tienen la fórmula de los best-sellers y será por eso que se ganan el mejor lugar en las librerías modernas.

¿Será que las autoras de “Seduciendo a Mr. Bbridgerton”, “La mujer de los mil secretos” o “Las trampas de la seducción” se han propuesto aumentar páginas para seducir a los libreros? Mmm… no creo. Sus lectoras prefieren las versiones de bolsillo y, si además, les queda de paso en el supermercado con el carrito de la compra, pues mejor que mejor…

Anuncios

5 comentarios en “Lleve su novela romántica… con buen aroma

  1. Carolina Osorio dijo:

    Hola Zulma,

    Quería felicitarte por tu blog… Lo leo recurrentemente.
    Me gustó mucho este post… Gracias por tus ideas frescas y tu corazón asincerado.

    Abrazos,

    Carolina Osorio… ahora desde USA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s