La importancia de los paréntesis

La revista dominical de El País publica hoy una entrevista con el Señor U. Pero más allá de mis diferencias con sus conceptos sobre democracia, terrorismo y seguridad, quisiera detenerme en la forma en que Gabriela Cañas escribió la entrevista. La hábil periodista nos describió claramente cómo cambiaba la actitud del Presidente frente a algunas preguntas.

Cuando ella le habla sobre los problemas persistentes en Colombia como la corrupción, la parapolítica y el espionaje a los políticos, Gabriela pone un oportuno paréntesis para indicarnos que el Señor U. “interrumpe” y propone su propio rumbo a esta información. Muy hábil también por parte de él, claro está, pero lo importante aquí es que los lectores empiezan a desmontar esa imagen tan difundida en España de demócrata mesurado y equilibrado.

El mejor momento viene cuando “Uribe levanta muchísimo la voz” (también remarcado entre paréntesis) para exaltarse frente al tema de las ejecuciones extrajudiciales. 

El Señor U. no soporta las preguntas incómodas, ésas que evidencian las grietas de una política de Seguridad Democrática bastante cuestionada y cuestionable. Se altera, se enoja y parece fácil advertir un seño fruncido mientras seguimos leyendo el reportaje y nos encontramos a un César Mauricio Velásquez (portavoz de la Casa de Nari) viendo el reloj y advirtiendo que se acabó el tiempo, que ya no va más, que no aguantan más preguntas.

La periodista, muy oportunamente, nos cuenta que habían acordado 50 minutos de entrevista y que sólo llevan 22. ¡Hasta aquí llega la paciencia de los ilustres visitantes colombianos!

¡Basta ya! pero le concedo una preguntica más, es lo que viene a decir el Señor U., muy caballeroso. Gabriela atina a decir que apenas va en la mitad del cuestionario pero que en la última oportunidad que le queda, le propone hablar de Obama. Muy diplomático, el señor Presidente agradece la colaboración estrecha de Estados Unidos y no ahonda en diferencias con la mayoría demócrata de ese país.

“Yo no tengo sino dos cualidades: amo a mi patria y soy perseverante. Queda autorizada para que en lugar de perseverante, por su cuenta, escriba terco”.

Así concluye la entrevista y yo quedo con un buen sabor de boca. El Señor U. ha quedado en evidencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s