A la hoguera del Vaticano

Las mujeres que tomamos píldoras anticonceptivas somos las culpables de la creciente infertilidad masculina, porque los litros cúbicos de orina que desprenden nuestros cuerpos contienen hormonas que no sólo contaminan el medio ambiente, sino que, paulatinamente, van llegando a los sacros cuerpos masculinos reduciendo su capacidad de producir espermatozoides.

Además, las mujeres que tomamos anticonceptivas corremos el riesgo de abortar indiscriminadamente y de provocar cáncer (a nosotras mismas y a los varones que nos rodeen) porque los estrógenos y progestínicos que contienen las píldoras son devastadores.

Todas estas preocupantes conclusiones las sacó el presidente de la Federación internacional de asociaciones de médicos católicos, Pedro José María Simón Castellvi y fueron publicadas en el diario del Vaticano, L’Osservatore Romano.

Por más notas y artículos que leí al respecto no encontré el fundamento científico de las afirmaciones del doctor Simón Castellvi y sólo pude lamentarme -una vez más- por lo simplista y reduccionista que puede llegar a ser El Vaticano cuando de contracepción se trata.

Yo pensaba que la incineración de las mujeres había quedado atrás. Que la quema de brujas era cosa de otros siglos, pero se ve que no. Que las hembras seguimos siendo el azote de la especie humana, que en nuestros cuerpos recae ya no sólo la responsabilidad de procrear sino también la culpa por evitarlo, la culpa por volver infértiles a los hombres y la culpa por contaminar el medio ambiente.

¡A la hoguera todas! Pareciera gritar L’Osservatore Romano. Pero no. Antes de condenarnos, El Vaticano nos da una oportunidad. Dice el informe que “estos productos (las píldoras) no son necesarios para regular la fertilidad”, porque “los métodos naturales son igualmente eficaces”.

¡Claro! Olvidaba que hace cuarenta años la Encíclica Humanae Vitae había prohibido el uso del condón y del mismo anticonceptivo. Olvidaba que la lección más importante del catolicismo moderno hacia la juventud es la abstinencia. Muy práctico, sí.

Lástima que sea tan inútil. Lástima que El Vaticano se siga esforzando en cerrar sus puertas y sus ojos a la realidad. En España (según datos del Instituto de la Juventud), los adolescentes comienzan su vida sexual a los 16 años y los embarazos no deseados pasaron de 9,9% en 2004 a 12,1% en 2008. En Colombia (según encuestas de Profamilia) una de cada cinco mujeres entre los 15 y los 19 años de edad está o ha estado embarazada.

Y si seguimos escarbando, encontraremos que las infecciones de transmisión sexual no disminuyen porque el uso del condón, sobre todo en los países subdesarrollados, no está generalizado y sigue cargado de tabúes.

Sigamos así. Sin condón y sin píldoras seremos todos bendecidos por El Vaticano y, a cambio, esta sabia institución desembolsará grandes aportes para la manutención de los cientos de hijos que nacerán cada mes y expedirá cheques al portador para el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual. ¡Ah! Y también esperaremos grandes aportaciones económicas del Vaticano para las investigaciones médicas sobre el Sida.

Anuncios

4 comentarios en “A la hoguera del Vaticano

  1. carlos lópez-aguirre dijo:

    El Vaticano ha demostrado nuevamente su espíritu más retrógrada fomentado por los dos últimos Papas. La culpa sigue siendo su mejor aliada como en la Edad Media. Confiemos en que el mundo haya avanzado más que esta institución que se ha quedado en la cola.

  2. Pietá dijo:

    Las locas. Las brujas. Las tontas. Así nos ha visto siempre la iglesia católica y los otros monoteísmos. No sé cuánto más tardará en caer su poder y seguramente no tendré la dicha de presenciarlo. Como bien lo dices, la ignorancia y el miedo son devastadores.

  3. Ál dijo:

    No puedo decir que la Iglesia Católica no ha avanzado desde la Edad Media, porque si lo ha hecho, el problema es que lo ha hecho tan lentamente que desde hace mucho se ha visto rebasada por la sociedad y la realidad contemporanea.Es realmente triste ver esta realidad en el siglo XXI… es triste ver cuando la gente en la ignorancia se lo cree, pero lo más triste es ver gente que se supone deberia tener educación y defender esas aberraciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s