Hasta el tribunal por ‘los papeles’*

Esta historia comienza en el mostrador de un hostal y termina en un juzgado; pero su ­ final es feliz.

Comenzó hace poco más de dos años, cuando la boliviana María Gabriela González encontró trabajo en un hostal del centro de Barcelona. Al principio, sus jefes le dijeron que sólo recibiría a los clientes y haría la limpieza; pero además de estas tareas, terminó administrando las cuentas, lavando y planchando sábanas. “Acepté, porque me dijeron que si en seis meses las cosas iban bien me harían contrato. Nunca cumplieron. En los dos años y tres meses que estuve allí pedí papeles en cinco ocasiones”.

El hastío llegó el 15 de febrero de este año, cuando pidió el pago de sus vacaciones: “Esa misma tarde me despidieron y cuando pedí la liquidación me respondieron que los ilegales no teníamos derecho a liquidación”. Esta respuesta aceleró su decisión de denunciar, pero siguió trabajando hasta que “encontraran un reemplazo”.

Se asesoró en un sindicato y empezó el proceso: “Debía demostrar que sí había trabajado ahí y justi­ficar un tiempo continuado”. Ella había recopilado todo tipo de pruebas, desde un recibo del último pago, ­ firmado por la secretaria, hasta documentos o­ficiales del Ayuntamiento que tenían su ­ firma como recepcionista del hostal. Además, llevó cinco testigos “que sabían que me pasaba el día y la noche ahí”.

La denuncia se interpuso por “despido improcedente” y constaba el trabajo realizado entre el 9 de febrero de 2006 y el 15 de abril de 2008. “En la conciliación me decían que escogiera entre papeles o dinero. No escogí, porque sabía que con la demanda podía ganar las dos cosas”.

Durante el proceso, los jefes la reconocieron como empleada, pero sólo estaban dispuestos a pagarle como limpiadora. “Yo les ahorraba tres sueldos porque hacía limpieza, administración y recepción, así que al ­ final el juez me dio la razón”.

Con la resolución del juzgado, María Gabriela González comenzó el trámite del arraigo laboral y está más que satisfecha: “Pude darles una lección y demostrar que no somos tan ignorantes como algunos nos ven”.

Colaboración con la justicia
Joaquim Romeo, responsable de Inmigración en la Federación de Comercio, Hostelería y Turismo de Comisiones Obreras (CCOO), explica este tipo de procesos.
¿Cuántas denuncias de este tipo se presentan? “Este año hemos presentado diez o doce con diferentes resultados. No es algo muy común, pero deben saber que la colaboración con la justicia les da la posibilidad de obtener papeles.”
¿Qué papeles? “Si la resolución es positiva, puedes solicitar arraigo y te dan permiso de residencia; entonces te tienes que espabilar para buscar una empresa que te dé oferta de trabajo.”
¿Cuándo presentar la denuncia? “Lo mínimo es llevar un año de antigüedad en el trabajo y mostrar pruebas de una relación laboral continuada”.
¿Cómo probar? “Con la firma en el cierre de caja, la firma de proveedores, testigos. Que sean pruebas irrefutables.”
¿Vale la pena? “Sí, porque no te van a detener. Es labor de todos acabar con esta especie de esclavitud. Es aconsejable asesorarse en un sindicato, porque es más económico y hay más garantías de seriedad”.

*Publicado en Latino Barcelona el 5 de septiembre de 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s