¡Cierren las fronteras!

La película The children of men (traducida en España como Hijos de los hombres) se enmarca en el género ficción. El tema central es que la raza humana está camino de la extinción porque hace 19 años que no nace ningún bebé, pero hay otro tema visible en la historia y es la dureza con que Gran Bretaña enfrenta la continua llegada de inmigrantes a sus costas. Antes de deportarlos, los encierra en jaulas anexas a las estaciones de trenes, cárceles y campos especiales.

Los llamados fugees (del término en inglés, refugees) están desesperados, furiosos y hambrientos. Seres miserables que no pueden movilizarse porque están hacinados hasta que los deporten a sus países y, aunque pudieran, no podrían conseguir trabajo o vivienda por falta de ‘papeles’. En la Gran Bretaña descrita por la película es delito ofrecer trabajo a un fugee. Quien vea o conozca a alguno tiene que denunciarlo ante las autoridades.

¿En serio es ficción? A mí me parece que es la imagen de la Europa que se está forjando en la actualidad.

La Unión Europea acaba de aprobar un texto que propone entre 6 y 18 meses de detención para un inmigrante ‘sin papeles’ hasta que se tramite su expulsión de Europa. Paralelamente, Italia considera que la inmigración ilegal es delito y, por lo tanto, debe castigarse con cuatro años de cárcel. Esta medida se suma a controles exhaustivos de las remesas que envíen los inmigrantes a sus países (con lo cual se frotan las manos los usureros) y pruebas de ADN para las reagrupaciones familiares (¡humíllate y comprueba que tu hijo salió de tus entrañas!)

Antes de marearnos… ¡vamos por partes!

La medida de la Unión Europea es un intento por unificar los días que un inmigrante indocumentado debe permanecer bajo control policial en cualquier país de la Unión antes de su deportación. En términos prácticos supone acumular un número suficiente de inmigrantes que se puedan agrupar en un avión para que el trámite sea más eficiente a nivel económico. Si se me permite el símil: conseguir las reses necesarias para llenar un único camión y hacer un solo viaje hasta el matadero.

Ahora bien, ¿dónde permanecerán los indeseables ‘sin papeles’ hasta que se resuelva su expulsión de la Unión? Cada país tendrá una respuesta de acuerdo a su sistema penitenciario, pero en el caso de España, está claro que seguirán llenando los Centros de Internamiento. Estos lugares, desconocidos incluso para las misiones diplomáticas, son descritos por quienes han estado allí como lugares sin las condiciones mínimas de higiene y sanidad y, por supuesto, sin abogados que garanticen los derechos básicos de los detenidos. Actualmente un ‘sin papeles’ no puede estar más de 40 días en un Centro de Internamiento pero a partir de ahora la espera del avión de regreso se podría prolongar hasta por 540 días (o 18 meses si prefieren que suene menos drástico).

¿Llenar Centros de Internamiento (un bonito eufemismo, para evitar el término “cárcel”) resuelve el problema? Es más, ¿cuál problema? Si un inmigrante ‘sin papeles’ se dedica a delinquir, el sistema judicial ya establece penas de acuerdo al delito y, en mucho casos, la expulsión sin garantías de regreso es la medida definitiva para deshacerse del delincuente. Inmigrante o no, un delincuente responde por sus actos ante un juez o por lo menos, eso es es lo que uno espera del Estado de Derecho.

Inventar o demonizar un enemigo común para eludir los problemas sociales urgentes no es nuevo. Ya lo han hecho varios gobiernos en diferentes etapas de la historia. En la Europa de hoy el enemigo de moda es el inmigrante.

Volviendo a la Italia de Berlusconi, es muy probable que las medidas que criminalizan al ‘sin papeles’ sean rechazadas por la Corte Constitucional. Así lo han informado varios expertos juristas y ONG, pero lo que subyace en este popular anuncio es un interés por evitar temas de interés púlico como el creciente poder de la Camorra napolitana y las diversas mafias que se reparten grandes terrenos y gobiernos de facto en pequeños pueblos.

Pongamos sólo un ejemplo de lo absurdo que resulta el plantemiento italiano: para que un inmigrante pueda entrar al país debe hacerlo con un contrato de trabajo. Vale. Pero resulta que la mayoría de vacantes está en el cuidado de ancianos y personas con altos niveles de dependencia (por enfermedad o discapacidad). ¿Contratarías a alguien que cuide a tu madre sin verle la cara, sin cruzar algunas palabras?

De manera que… ¿las políticas italianas son viables o responden a una necesidad de alborotar el avispero? ¿cuántos empresarios están dispuestos a ‘hacerles los papeles’ a sus empleados inmigrantes para asumir los impuestos y cargas laborales correspondientes?

¡Cierren las fronteras, señores!

Habiliten jaulas y pónganles los nombres que quieran. Una persona dispuesta a trabajar en lo que sea, por lo que sea, siempre irrumpirá en su perfecto orden legal para mostrarles que más de la mitad del mundo sufre hambre y desempleo; para demostrarles que, aún sin visa, los niños siguen naciendo y exigiendo condiciones dignas de vida. Sus padres harán lo que sea por atravesar muros y por franquear fronteras. Síganlas cerrando para que la realidad las siga abriendo.

Anuncios

Un comentario en “¡Cierren las fronteras!

  1. informacion bancaria | informacionbancaria.blogspot.com dijo:

    Muy bueno el artículo y comparto con usted casi todo. Respecto a Italia, un detalle que se nos escapa, si ser ilegal es delito, está claro que una persona que alguna vez en su vida lo haya sido en este país, nunca va a poder legalizarse por el mero hecho de tener antecedentes penales. Es una manera indirecta de frenar la inmigración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s