Chagas: la enfermedad silenciosa

Ojos que no ven, corazón que no siente. Ese es el planteamiento de muchos latinoamericanos que han oído hablar del mal de Chagas pero pre eren evadir cualquier prueba sanguínea que les confirme que son portadores de la enfermedad. Sin embargo, hoy en día, un diagnóstico a tiempo y el control periódico de los pacientes permite un tratamiento eficaz.

Santusa Ugarte es una prueba de ello. Esta boliviana llegó hace casi dos años a Barcelona y durante su embarazo le hicieron una analítica de sangre que dio positiva para Chagas. “Pensaba que podía tenerlo porque mis primas tenían y creo que mi mamá murió de eso también. Afortunadamente, mi bebé está bien y a mí me están tratando”, expresatras un control de rutina en el Hospital Clínico.

CASOS DIAGNOSTICADOS
“El Chagas se puede tratar, pero la respuesta al tratamiento varía según el tiempo que lleves infectado”, explica el doctor José Antonio Pérez, de la Unidad de Medicina Tropical y parasitología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, que ha detectado la enfermedad en un 28% de los casos examinados desde 2003 (aunque la mayoría se han identificado desde finales de 2006). En Barcelona hay unos 365 pacientes diagnosticados, pero según datos del Centro de Salud Internacional del Hospital Clínico, unas 8.000 personas (en su mayoría bolivianas) podrían
tener la enfermedad en toda Catalunya. En cuanto a Valencia, de las 3.743 donaciones de sangre de personas nacidas en Latinoamérica o que habían vivido en zonas de riesgo, se detectaron 54 casos positivos.

POR FASES
Conocida como “la enfermedad de la muerte súbita”, El Chagas se considera un mal silencioso, que sólo “despierta” para dar un golpe final al corazón. Todo comienza con la picadura de un insecto que habita en casas de zonas cálidas y húmedas de Latinoamérica. Dependiendo del país, al animalito se le conoce como vinchuca, chinche picuda, pito o barbeiro. Mientras pica, defeca y es a través de sus excrementos como transmite el Tripanosoma Cruzi, el parásito responsable de la enfermedad. En la primera fase, llamada aguda, el enfermo siente fiebre y dolores de cabeza, que se pueden confundir con un resfriado. En la segunda, conocida como intermedia, el parásito sólo puede detectarse con una prueba de sangre y en la siguiente fase, la crónica, El Chagas puede afectar gravemente el corazón o algunos órganos del aparato digestivo.

“Los inmigrantes que fueron picados en sus países de origen, por el tiempo transcurrido, seguramente están en la fase intermedia, por lo cual puede que no tengan ningún síntoma aunque la enfermedad esté latente. Por eso es tan importante hacerse la prueba”, remarca la doctora María Cristina Parada, investigadora en el centro de Transfusiones de la Generalitat Valenciana.

La enfermedad sólo se puede transmitir mediante transfusiones sanguíneas, a través de la placenta o por manipulación de animales infectados. Nunca por vía sexual o por roce de la piel.
“De cada cien personas con Chagas, entre un 20% y un 30% tendrán problemas graves causados por la enfermedad”, subraya el doctor Pérez, quien establece ciertas diferencias para el tratamiento: “hasta los 18 años se recomienda el tratamiento siempre; entre los 18 y los 50 prácticamente siempre; y a partir de los 50 es más dudoso que sirva para algo”.

El tratamiento, a base de Benznidazol, se complementa con controles periódicos del corazón y un acompañamiento a la persona, que sigue con su vida normal. Tanto en Madrid como en Barcelona y en Valencia, diagnóstico y tratamiento son gratuitos.

“También hacemos un trabajo comunitario para generar confianza entre la población que teme hacerse pruebas y planeamos crear una asociación de amigos de enfermos del Chagas para crear más conciencia”, puntualiza Jordi Gómez, coordinador de la Unidad de Medicina Tropical Drassanes, en Barcelona.

Investigación y reportería: Yolanda Marín, Diana Fisgativa y Zulma Sierra
Publicado en el periódico Latino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s